Bugatti vuelve a incorporar la impresión 3D en su nuevo modelo, DIVO.

El fabricante francés de turismos de lujo,Bugatti, ha presentado su último supercoche con piezas fabricadas con impresión 3D en The Quail, A Motorsports Gathering.

Con un coste de 5 millones de euros, el Bugatti Divo, que muestra una luz trasera de aleta impresa en 3D, está diseñado para un rendimiento de manejo óptimo en carreteras sinuosas.

«El Divo es otro ejemplo de nuestra filosofía de diseño:’La forma prosigue al rendimiento’. En un caso así, los ingenieros y diseñadores trataron de crear un vehículo centrado en las velocidades de viraje y la activa lateral», dijo Achim Anscheidt, Director de Diseño de Bugatti.

Vista trasera del Bugatti Divo con luces traseras de aletas hechas con impresión 3D.

Vista trasera del Bugatti Divo con luces traseras de aletas impresas en 3D.

Impresión 3D y luces de aletas aerodinámicas de Bugatti

Nombrado en honor a Albert Divo, un piloto francés de carreras de Gran Premio, este súperdeportivo prueba las capacidades de la fabricación aditiva para el aligeramiento de vehículos y el diseño progresivo.

En la parrilla trasera del vehículo hay un conjunto de aletas impresas en 3D, 44 de las que están alumbradas por las luces de freno.

En el borde exterior de la parrilla trasera, las aletas se hacen más anchas, lo que crea una luz más intensa, sin embargo, cara el centro del vehículo, las aletas son más delgadas para desvanecer gradualmente la luz. Este diseño se utiliza para dar al Divo un aspecto propio desde la espalda.

Además, las luces muestran un gradiente de dos tonos para enfatizar el tema aerodinámico del vehículo.

Un primer plano de las luces traseras de aletas impresas en 3D en la parrilla trasera del Bugatti Divo.

Un primer plano de las luces traseras de aletas impresas en 3D en la parrilla trasera del Bugatti Divo.

Prestaciones mejoradas con impresión 3D

Bugatti Divo es 35 kg más ligero el modelo Chiron, que incluía la primera pinza de freno metálica impresa en 3D creada con una máquina SLM quinientos. Presentada a principios de este año, la pinza de freno del supercoche Chiron está hecha de titanio, en lugar de aluminio, como un componente de prueba de uso final en el coche.

Pese a la velocidad superior del Chiron, el Divo también tiene «90 kg más de carga aerodinámica que el Chiron». Esta fuerza, producida por una combinación de resistencia del aire y gravedad, actúa sobre el coche en movimiento presionándolo cara el suelo, lo que aumenta su estabilidad.

«Cuando tomé posesión de mi cargo en Bugatti a inicios de año, pronto me enteré de que nuestros clientes y apasionados esperaban un vehículo especial que contase una nueva historia para la marca, aparte del Chiron», dijo Stephan Winkelmann, Presidente de Bugatti.

«HASTA LA FECHA, UN BUGATTI MODERNO HA REPRESENTADO UN EQUILIBRIO PERFECTO ENTRE ALTO RENDIMIENTO, DINÁMICA EN LÍNEA RECTA Y CONFORT DE LUJO. DENTRO DE NUESTRAS POSIBILIDADES, HEMOS CAMBIADO EL EQUILIBRIO EN EL CASO DEL DIVO, OTRO PROYECTO DESTINADO A EMOCIONAR A LA GENTE Y AL MUNDO».

Tras su debut ante un pequeño grupo de clientes del servicio elegidos de Chiron, la limitada producción de 40 coches del Bugatti Divo se vendió de forma inmediata en pocas horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para estar informado