La impresora 3D para casas más grande de Europa

Impresora 3D para casas

En pocos años, la tecnología de la arquitectura impresa en 3D ha avanzado desde la producción de casas básicas hasta la construcción de una comunidad de viviendas de bajo coste.

Muchas empresas en el mundo dedicadas al mundo de la construcción están avanzando en la tecnología a través de la construcción aditiva de casas.

Un avance interesante en esta área viene de la mano de la empresa belga Kamp C en Belgica, que ha impreso en 3D una casa completa de dos plantas con la impresora más grande de Europa. Con 90 m2, la casa se imprimió en una sola pieza de hormigón, lo que la convierte en la primera del mundo.

La impresión la hizo una empresa llamada COBOD (Construction of Buildings on Demand o Construcción de edificios bajo demanda).

La casa de dos plantas se imprimió como parte del proyecto europeo C3PO con el apoyo del FEDER (fondo europeo de desarrollo regional) para fines de investigación y así destacar las posibilidades de la arquitectura impresa en 3D. La idea que hay detrás del proyecto es utilizar este éxito para alentar a la industria de la construcción a implementar la impresión en 3D en sus técnicas de construcción.

Proceso de construcción 3D

La construcción de la casa empezó en noviembre de 2019. La impresora se armó con una grúa y un grupo de trabajadores ayudaron en la tarea, manteniendo y asistiendo a la impresora. Una vez montada, la BOD2 que mide 10x 10 m es completamente autónoma y solo requiere que una persona monitorice el proceso desde una computadora cercana.

Se imprimió en 15 días, repartidos a lo largo de varios meses para acomodar los horarios escolares de los estudiantes que trabajaron en el proyecto. Aunque desde Kamp C piensan que podría reducirse a tan solo dos días en el futuro.

casa impresa 3D

Esta vivienda de dos plantas 3D es tres veces más resistente que una casa construida con bloques de hormigón prefabricados. El sistema de fabricación ha ahorrado cerca de un 60% del material, tiempo y dinero.

“La resistencia a la compresión del material es tres veces mayor que la del ladrillo convencional de construcción rápida. Además de las fibras del hormigón, la cantidad de refuerzo de malla metálica utilizada es extremadamente limitada. Como resultado de la tecnología de impresión usada, el encofrado era redundante, ahorrando un estimado del 60% en material, tiempo y presupuesto” Según comentó Marijke Aerts, directora del proyecto.

El proceso de construcción implicó la extrusión de una mezcla especial parecida al cemento de una boquilla y la construcción de la estructura básica en capas hasta que estuvo completa. Luego llegaron los últimos retoques realizados por personal especializado, como el techo y las ventanas.

Si estás en la zona de Amberes (Belgica) y quieres ver el proyecto puedes hacerlo durante julio y agosto pidiendo una cita a través de la página web de Kamp C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.